A duras penas (1976)

“Le puse el título de “A duras penas” porque así es como ibamos levantando cabeza en Andalucía; así iba yo también encontrando personalmente mi camino… Es un disco duro –blanco y negro–, muy áspero. En él estaba metida toda mi desesperación, con una sola intención, que no era otra que buscarle el sentido a la vida, a la libertad”

“Hay una coherencia entre lo que pienso como persona y las formas que utilizo para expresarlas, o sea, fundamentalmente, las formas que utilizo son las formas de lo que soy, que es andaluz, y entonces me interesa la cultura de mi pueblo” Carlos Cano

De claro contenido andalucista y en el que destaca la canción Verde, blanca y verde, que fue el himno oficioso de Andalucía, y el Salustiano, fiel reflejo de la emigración en un disco que contribuyó a concienciar al pueblo andaluz en la lucha por la libertad y su autonomía.

“De pronto me di cuenta que en esa ciudad había gente que pensaba lo mismo que yo y que había ido mucho más allá. Entonces entablé amistad con Antonio Burgos… También entré en contacto con Alejandro Rojas Marcos y Diego de los Santos. Había un club de debate político, Gorka, y me ofrecieron actuar en él. Allí me hicieron la foto que sale en la portada”. Carlos Cano

En Sevilla, ciudad a la que volvería durante toda su vida, Carlos maduró A duras penas junto a Gonzalo García Pelayo, Ignacio Martínez y el arreglista Alberto Gambino.

¿Qué es A duras penas?

Es a sintesis de mi trabajo a los largo de casi siete años, en la que se refleja mi evolución como compositor y como persona. En la primer aetapa carezco aun de conciencia de lo que es la cultura popular y se caracteriza por un sentido de rebeldía con el medio que me rodea.

¿Qué medio?

Concretamente, una emigración sentida durante más de un año en Alemania, otro en Suiza, otro en Barcelona; el silencio sepulcral de mi pueblo y una problemática de marginación. Pero, todo esto lo percibo y lo siento sin tener pleno conocimiento de por qué existe todo eso. Musicalmente se refleja en esa etapa de mezcolanza comercial recibida a través de la radio. E esta etapa pertenece La miseria, Aleluya (coautor con Antonio Mata), De como Antonio Machado resucita y limpia la casa de las sombras. Es, también, el tiempo en que nace Manifiesto Canción del Sur, con Juan de Loxa, Antonio Mata y yo, con la necesidad de dar, en aquel tiempo, una respuesta a los problemas de Andalucía. Después, vivo una etapa de transición. Entonces tomo conciencia de que somos un pueblo específico y comienzo a asimilar toda mi primera etapa: la miseria, la emigración, la explotación económica y cultura a unos niveles que sólo se dan en Andalucía, colonizada en todos los aspoectos. Me doy cuenta hasta qué punto somos utilizados los andaluces. Pertenecen a este tiempo La hoguera y Anochece, por ejemplo.

“Entregada a la ideología dominante, a Andalucía le habían quitado la voz, y lo que fue la grandeza de la copla del pueblo se quedó en la anuladora mirada de la niña en el rio, en el triunfalismo del vino, del aguardiente, y de las mujeres bonitas, en la opresión del rosario con los dientes de marfil. El pueblo andaluz había perdido su copla, su voz, su esperanza, su alegría, en el lento tren de la emigración, en la esquina de los paraos, en los taconazos pintureros del boto señorial. Ahora Andalucía empieza a recobrar su futuro y le llega su canción con Carlos Cano, quitando penas, quitando hambres. Porque las canciones de Carlos Cano no son más que una contribución solidaria a esta lucha colectiva que Andalucía ha emprendido con su liberación” Antonio Burgos (en el interior del disco)

CARLOSCANOAduraspenas

Tracklist A duras penas, 1976, LP Movieplay – Serie GONG:

Verde, blanca y verde (Carlos Cano)
De como Antonio Machado resucita y limpia la casa de las sombras (Carlos Cano)
La miseria (Carlos Cano)
El Salustiano (Carlos Cano)
Anochece (Carlos Cano) (Con Enrique Morente)
El baile del abejorro (Carlos Cano)
Aleluya (Carlos Cano)
La hoguera (Carlos Cano)
Qué es lo que pasa (Carlos Cano)
Viva la grasia (Carlos Cano)

Equipo técnico

Director musical: Alberto Gambino
Director artístico y productor: Ignacio Martínez
Arreglos: Alberto Gambino

Sonido: Alan Florence, Ángel Gil y Santiago Coello
Mezclas: Raúl Marcos
Guitarras: Alberto Gambino y Carlos Cano
Contrabajo: Jorge Sarraute
Violonchelo: Eduardo Gattinoni
Percusión: Alberto Gambino, Jorge Sarraute, Ignacio Martínez y Carlos Cano

Todas las canciones escritas por Carlos Cano
(excepto Aleluya de Antonio Mata y Carlos Cano)
Voz en Anochece: Enrique Morente
Ilustración interior: Vivan las cadenas, de Francisco Cortijo
Diseño y fotografía: Carlos Ortega

Grabado en los estudios Sonoland en 1975

“Fue un tiempo hermoso, lleno de fuego, de sueños, de vida, de pasión en donde unos pocos andaluces dedicamos todas nuestras fuerzas a la utopía de despertar a nuestra tierra del sueño de los justos, de incendiar estrellas y pedir de nuevo la vuelta al paraíso” Carlos Cano

 

a duras penas contraportada carlos cano mapa de andalucía

Verde blanca y verde (La verdiblanca)

De Ronda vengo, lo mío buscando:
la flor del pueblo la flor de mayo,
verde, blanca y verde

Ay, qué bonica verla en el aire,
quitando penas, quitando hambres,
verde, blanca y verde

Amo mi tierra, lucho por ella.
Mi esperanza es su bandera,
verde, blanca y verde.

¡Qué alegres cantan las golondrinas!
Tierra sin amos, tierra de espigas,
verde, blanca y verde.

Cómo relucen las amapolas
de Andalucía trabajadora,
verde, blanca y verde.

Amo mi tierra, lucho por ella.
Mi esperanza es su bandera,
verde, blanca y verde.

 

 

De cómo Antonio Machado resucita  

Nadie se mueva! ¡Manos arriba! ¡Quédense quietos!
¡La poesía … ! ¡Vayan saliendo topos del nido, que la alegría os ha vencido!
Hay que ver lo que trae la razón: Corazón.
Hay que ver lo que cuesta callar: Vomitar.
¡Vamos Neruda, pase al siguiente!
Si se resiste, dele Picasso, silencio y versos de la montaña y una paloma con cuatro caras.
Hay que ver lo que trae la verdad: Claridad.
Hay que ver lo que dice el clavel: A por él.
Una paloma con cuatro caras, con quince ojos, con veinte alas, con mucho cielo, con treinta bocas. Y todos digan: ¡García Lorca!
Hay que ver lo que trae la verdad: Libertad.

 

La miseria
Vengo de abajo, cansado de tanta cuesta.
Vengo, no sé a dónde voy, huyendo de ella.
LA MISERIA Tiene en su casa las uñas de la soberbia.
ve en un mundo cerrado del que se alimenta.
LA MISERIA Es el lugar donde nací, donde no quiero yo morir.
Es un lugar muy especial para el amor y la moral.
LA MISERIA Vengo de abajo, de un valle podrido de yerba, donde no existe el futuro,
sólo LA MISERIA

 

El Salustiano  

Hasta un pueblo d’Alemania ha llegao el Salustiano
con más de cuarenta años y de profesión el campo,
pa buscarse l´habichuela y ahorrar algunos marcos
y que pueda la parienta comprar algunos marranos.

Yo no creo que el sombrero les toque en la tómbola
a esos gachós trajeados que viven de ná.
Que lo roban, lo roban, con cuatro palabritas finas lo roban.

En principio se hace dura sobre to la soleá,
esa gente chamullando no se le entiende ni atá.
Menos mal que algunas veces la embajada culturá
les manda al Julio Iglesias y a un tal Manolo Escobar.

Yo no creo que el sombrero les toque en la tómbola
a esos gachós trajeados que viven de na.
Que lo roban, lo roban, con cuatro palabritas finas lo roban.

Y así s’acaba la historia del güeno del Salustiano
de tanto apencar los güesos otro gallo l’ha cantao.
Gallo dice que l’obrero de cachondeo está jarto,
si no hubiera ido a Alemania, no hubiera aprendido tanto.

Yo no creo que el sombrero les toque en la tómbola
a esos gachós trajeados que viven de na.
Que lo roban, lo roban, con cuatro palabritas finas lo roban.

 

Anochece  

¡No, no, no, no, no, no… ¿Dónde estoy?,
¿qué pasó? Hace frío.
Tengo miedo.
¡Piedad de mí!
¿Es que un topo se comió el sol, o es que el mundo se congeló?
¡No! Diez mil palomas dicen que no.
Canastera, hazme con tu pelo un canasto pa’ mi pena.
Llénamelo de flores, canastera.

 

El baile del abejorro 

Este ritmo alegre voy a cantar no es mu difícil de bailar.
To consiste en querer levantar la cabeza arriba, luego lo demás.
Busquen su pareja, vengan p’acá, cójanse del brazo y ábranse lo más.
Bailaores, no pierdan compás: pasitos p’alante, ninguno p’atrás.

A la calle, a la calle. Ay, que güeno que ya nos da el aire.
A la calle, a la calle, ay, que güeno que ya empieza el baile.

Vengan p’acá los abandonaos, los desgraciaícos, los maltrataos,
los desamparaos, los más entonaos.
(Ay, qué gustico llevando el compás.)

¡Cuidao, cuidao!:
Los espabilaos, los disfrazaos, los aprovechaos, los encapuchaos,
los embalsamaos, los encangrejaos que bailan p’atrás.

A la calle, a la calle. Ay, qué güeno que ya nos da el aire.
A la calle, a la calle, ay, qué güeno que ya empieza el baile.

 

Aleluya

¡Aleluya, aleluya! Que nacemos de¡ silencio.
¡Aleluya, aleluya! .Que el dolor fue Padre Nuestro.
TIERRA pon tu cuerpo a TIERRA, a TIERRA de TIERRA.
Estrellas a TIERRA. TIERRA, pon tu dios a TIERRA, que sepa de TIERRA.

Pon tu amor a TIERRA TIERRA y TIERRA con TIERRA,
más TIERRA que TIERRA, llanto, monte y sierra.

TIERRA y TIERRA con TIERRA el pasado entierra: Amapolas crecerán.

 

La Hoguera

Escucha el grito de los que nacen para el trabajo como animales,
madre. Madre, deje de dar su cuerpo a padre como animales.
Escucha el grito de los que yacen injustamente tirados por la calle como animales, madre.
Déle madre, abrace bien a padre, pronto madre, que venga alguien que nos salve.
Yo quiero decir, que algo pasa aquí por el Sur: mucho sol y sol y poca luz.
Morir por algo sí, pero lentamente.
Y en libertad morir por algo.
Día a día morir por vida. Madre ¿por qué se calla? Quiero decirle que algo pasa.
¿Por qué se calla, padre? ¿Por qué no grita «fuego»? Yo quiero decir,
que algo pasa aquí por el Sur: mucho sol y sol y poca luz.

 

Qué es lo que pasa  

Cuando piensas que todo ya pasó, que nada hay que temer,
entonces salta la mosca y de sopetón te baja de las nubes a la tierra.
Ay, el frío… Regresas a la ciudad,
de pronto llueven gusanos como cuerdas que te atan de pies y manos y te aburren las ideas.
Ay, la imaginación… ¡qué difícil!, ¡qué difícil!…
Y luego viene el cansancio y el hastío de los muertos que andan.

Ay, el frío… ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué es lo que pasa aquí?
Hay que avanzar, hay que avanzar.

Pero vamos, digo yo, me parece que algo pasa,
que algo se esconde detrás de tanta firma ilegible,
que las cosas son como son, no como parecen ser.

Ay, el frío… No quiero estar más atado a los que nadan y guardan la ropa.
Yo no comparto la espera ni el milagro que no lleve mi esfuerzo.
Por eso pongo al servicio del hombre la imaginación y
llevo por los caminos este canto de esperanza y de fuerza.

Ay, el frío… ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué es lo que pasa aquí? Hay que avanzar al galope.

 

Viva la grasia  

Amor mío, cuánto esfuerzo me cuesta escribir estas palabras.
El destino, el destino de un tiempo ya viejo nos separa.
El destino es la inercia de a soga que ahoga, la piedra que entierra y que aplasta,
de la mano que apaga la aurora y nunca se cansa, de la voz que te llama en la noche,
detrás de una puerta y te clava un momento en la duda de quién es uno.

Cuando falta tu luz, no es igual que la luz de la luna, el sol o la estrella,
me falto yo y me falta en la boca saliva, corazón y dientes.
Agoto la esperanza y la vida me lleva hacia la frontera.
Y es aquí que me veo cruzando los montes de Francia,
mientras lejos se queda mi tierra, mi gente, mi casa.
Y mis ojos con tanta amargura, que me avergüenzo.

No es odio esta carta, que es de amor que se escribe con todos, se vive con todos.
Yo entiendo este amor como un puño sensible que mueve montañas.
Compañera, que por él los de abajo sufrieron el papel amargo del que enciende la luz en la sombra y se ve tan solo, cara al viento, al rayo y al trueno de la gran tormenta,
cara al tiempo, al cerrojo, al silencio y a lo que caiga.

Ahora sé que eres tú lo que mueve la vida del árbol en la primavera
lo que mueve la voz de los hombres cuando los hombres luchan y mueren.
No quiero acabar con tristeza ni hielo esta carta amarga.
Ahora sé que las nubes se alzan y canto este canto:
«Por mi boca ya asoman las flores que regó con llanto en tu vientre amoroso este pueblo te ha embarazado.»

Esta es la canción: ¡un, dos! Ustedes tienen sol, grasia pa vivir, vino, playas y flamenco… Sí, mucha grasia pa derramarla por las vendimias del Roselló. ¡Viva la grasia de Andalucía con pasaporte de emigración!

Anuncios

Un comentario sobre “A duras penas (1976)

  1. Probablemente uno de los discos más importantes de la historia de Andalucía, qué grande Salustiano!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s